Necesitas más información, llamanos al 771-136-5503

Declaración de Fé

Centro de Estudios Teológicos y Ministeriales

Declaración de Fé

  1. La Biblia es la Palabra de Dios, divinamente inspirada, producto de hombres dirigidos por el Espíritu Santo, de tal manera que es la verdad sin error tanto en los conceptos como en las palabras usadas; que es el centro de la unidad cristiana y la norma suprema por la cual toda conducta humana, credos y opiniones serán juzgados. (II Tim. 3:16,17; II Pedro 1:19-21).
  2. Hay un sólo Dios vivo y verdadero, infinito, Espíritu inteligente, Hacedor y gobernador supremo del cielo y de la tierra, quien es digno de todo honor, toda confianza y todo amor. En la unidad de la Deidad hay tres Personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, de la misma sustancia, iguales en poder, eternidad y gloria. (I Cor. 8:6; Juan 15:26).
  3. Cristo es la segunda Persona de la Trinidad, concebido por obra del Espíritu Santo, único Redentor y Mediador entre Dios y los hombres, (Lc. 1:35; Juan 1:1; I Tim. 2:5).
  4. El Espíritu Santo es la tercera Persona de la Trinidad, igual con el Padre y el Hijo, y obra en perfecta armonía con ellos. El hace la obra de regeneración y santificación en el creyente, y mora en su corazón, (Jn. 16:7-15; Jn. 3:5; I Cor. 3:16; 6:11).
  5. Satanás es una persona, espíritu maligno, el impío dios de este mundo, y el autor de toda potestad de las tinieblas, cuyo fin será perdición en el lago de fuego (Mt. 4:1-10; 25:41; Ap. 21:10).
  6. La historia de la creación en Génesis 1 y 2 es verdadera.
  7. El hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios, transgredió por su propia voluntad y cayó, por lo cual cada ser humano es un pecador no solamente por herencia, sino por su libre voluntad, y por lo tanto, se encuentra bajo la condenación divina, sin excusa ni defensa (Ro. 5:10-19).
  8. Jesús, milagrosamente, por obra del Espíritu Santo, nació de María virgen y es el Hijo de Dios, y Dios el Hijo. Fue hecho semejante al hombre, pero sin pecado (Mt. 1:18-25; Lc. 1:35; Heb. 4:15; Fil. 2:7).
  9. El hombre es salvado eternamente por gracia, por medio de la fe, en virtud de la obra mediadora del Hijo de Dios, quien por su muerte hizo expiación vicaria y completa por nuestros pecados, no como un mero ejemplo, sino como substituto, el Justo muriendo voluntariamente por el injusto (Efesios 2:8,9; Ro. 3:24; Hch. 16:32; Jn. 3:16).
  10. En el nuevo nacimiento, el pecador, muerto en delitos y pecados, es hecho participante de la naturaleza divina, y recibe la vida eterna únicamente por el poder del Espíritu Santo, y así llega a ser obediente al evangelio, lo cual es manifestado en los frutos del arrepentimiento, la fe y la novedad de vida (Juan 2:6; II Cor. 5:17 Mt. 7:20; I Jn. 2:16).
  11. Por medio de la justificación obtenemos el perdón de los pecados y el don de la vida eterna, de acuerdo con la justicia de Dios; y se otorga solamente por la fe en la sangre del Redentor (Ro. 5:1,9 8:1).
  12. Una Iglesia local es una congregación de creyentes renacidos; todos los creyentes verdaderos, tanto los vivos como los muertos que ya están en la presencia de Dios, forman la verdadera Iglesia de Cristo, que es Su Esposa, y que espera Su venida y el arrebatamiento de los santos (Hch. 2:24; Ef. 5:22-32; I Ts. 4:13-18).
  13. Todos los que verdaderamente han nacido de nuevo, son guardados por Dios el Padre para Jesucristo (Jn. 10:28, 29; Ro. 8:35-39).
  14. Delante de Dios, solamente los que son justificados por la fe son justos y santificados, y todos los que persisten en la impenitencia y en la incredulidad están bajo maldición (Ro. 6:23; Gál. 3:10,13).
  15. El gobierno civil, por el cual debemos orar, es divinamente ordenado, y es digno de recibir de nosotros la honra y la obediencia concienzuda en todas las cosas, excepto aquellas que sean opuestas a la voluntad de nuestro Señor Jesucristo (I Tim. 2:1,2; Ro. 13:1-7; Hch. 4:18-20).
  16. Creemos en la resurrección corporal, la ascensión, el sumo sacerdocio y la segunda venida premilenial de Cristo. Creemos en la inmortalidad del alma y la resurrección tanto de los justos como de los injustos. Los justos resucitarán para vida eterna, y los impíos para resurrección de condenación. también creemos en la traslación de los santos vivos, en el trono de David y el reino milenial de Cristo (I Ts. 4:13-18; Hch. 2:29,30; Is. 32:1,2).s

Propósitos

Noticias & Eventos

Áreas de Énfasis

Pastorado

El énfasis de este curso es el de preparar a los llamados al ministerio del pastorado para ser eficaces en la predicación, enseñanza de la Palabra, presidir, amonestar, cuidar de la iglesia y ser ejemplo de la misma.

Descargar Programa
Misiones

Preparar a los creyentes llamados a cumplir la Gran Comisión entre grupos étnicos nacionales y de otros paises. Prepara al alumno para evangelizar y establecer iglesias en lugares donde no ha sido conocido el evangelio.

Descargar Programa
Educación Cristiana

Este plan tiene el propósito de preparar al alumno, a echar mano de materias bíblicas de educación, para el área de la enseñanza y administración, en el campo de la educación de la iglesia.

Descargar Programa
Estoy interesado, por favor contáctenme.